Acompañamiento,  Bebés y Niños,  Crianza Respetuosa,  Educación y adaptación preescolar

Sus emociones.

El mundo de las emociones es complejo para todos, los adultos difícilmente sabemos gestionarlas y canalizarlas, imagínate un bebe que quiere o no quiere algo, es un caballo salvaje, totalmente impredecible.

Pero se puede afinar,controlar ,trabajar, siempre y cuando tú tengas o quieras tener una buena base de control y manejo de las tuyas, trabajo difícil, pero no imposible.
Yo no conozco personalmente a ningún papa,mama, hijo o hija que no haya perdido los nervios en alguna ocasión, que no grite nunca, se canse, se sobrepase, o se agote.

Este tipo de persona contenida y angelical son como los Gnomos, se leen en muchos libros, los ves en películas, pero nadie los ha visto nunca en la vida real y a solas dan mucho miedo. Y es que somos humanos y la paciencia tiene un límite y nuestros cuerpos y nuestras mentes también.

Por eso hay que trabajar, para controlar las emociones, las negativas, las que hacen mella en nuestros hijos, y para buscar vías de escape que te hagan irte, descargar y volver de nuevo con energías renovadas. Porque tus hijos lo necesitan. Ellos no te ven bien ni mal, ellos ten sienten, lo notan, y se merecen lo mejor que hay en ti, eres su ejemplo de vida.

Y es que a veces hacemos cosas sin darnos cuenta que son para meditar y no hacer más .
Piénsalo detenidamente: ¿Como le vas a decir a un niño que no grite si se lo pides gritando?¿como le va a pedir que preste sus juguetes en el parque a niños que ni si quiera conoce si cada día coge tus llaves, tu bolso y demás y le dices : eso no,eso es de mama,¿ y si le dices que no pegue pero se lo dices gritando, con actitud violenta? ¿Que perciben ellos con todo esto?

Les hacemos un lío, deben de pensar que estamos locos, que les pedimos cosas imposibles, que ni siquiera nosotros somos capaces de hacer. Y en consecuencia actúan, incomprendidos, frustrados, y metidos en su pequeña burbuja infantil que todos parecen querer explotar cuanto antes mejor. Cuanto antes se acostumbre a estar sólo mejor. Cuanto antes aprenda a defenderse mejor. Cuanto antes se acostumbre a compartir sus cosas mejor. Cuanto antes, cuanto antes. Todo con prisas, todo cuanto antes mejor.

Pues NO. Me pongo en huelga frente al «cuanto antes». Hay que explicarles las cosas con paciencia, parar, tomarte el tiempo que los dos necesitéis para hablar, explicar las cosas con delicadeza, sentir, interiorizar y meditar.

Son pequeños pero son muy inteligentes y lo captan todo al vuelo, sobre todo el amor, la dedicación, la empatía y la comprensión . Son cosas de las que ellos saben mucho, sentimientos que aprenden muy pronto, y que pueden seguir desarrollando los primeros 80 o 90 años de vida.

Mi hijo C tuvo la típica época de las rabietas, no se entendía con los demás bebes,creo que no nos entendía a nosotros y que ni siquiera se entendía a si mismo ni a las cosas que por instinto hacia.Pero actuamos a tiempo y empezamos a expresarle más nuestras emociones, a explicarle lo que necesitabanos en cada momento, como nos sentíamos , y poco a poco le explicamos como creíamos que debía hacerlo él. Y fue increíble . El primer paso lo dio más rápido de lo que nos imaginamos. En cuestión de días su carácter dio un giro de 180 grados. Tan pequeño y ya sabia diferenciar entre sus emociones, ya reconocía como se sentía y me pedía a gritos una manera de canalizarlo todo. Gestionar amor ya lo tenía aprendido pero necesitaba saber qué hacer con el enfado, la tristeza, la frustración, etc.. Y le enseñamos a respirar profundo , a hablar del tema o en su caso dejar pasar un rato hasta que calmados buscáramos una solución.Empezó a decirme : mama estoy enfadado por esto,estoy triste por lo otro, estoy feliz, cansado, ya se me ha pasado, aún sigo pensando en aquello, etc…Y empezó a decírselo y hacérselo saber también a los demás niños,a canalizar su energía y sus sentimientos y se abrió al mundo como una personita muy inteligente mental y emocionalmente. Es puro amor, bondad y ternura, con momentos concretos de pillería y bruteria heredadas y típica de la edad.

Estefanía Martín. NO LE DIGAS ESO A MAMA.

PD: Si todos sembramos amor, comprensión, empatía, algún día florecerá en unos adultos más conscientes y respetuosos.
#Noledigasesoamama
#inteligenciaemocional
#losbebesylasemociones

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial