Bebés y Niños,  Educación y adaptación preescolar

CUIDADO CON LO QUE DICES DELANTE DE TU HIJO/A:PALABROTAS Y MÁS.

Ya es sabido que los niños lo imitan todo y que no tienen filtro.
Así que mucho ojo con el lenguaje que usamos delante de ellos, que aunque parezcan estar en otra cosa lo memorizan todo para después soltarlo delante de otros adultos bien parecidos y dejarte en mal lugar.

Por suerte aún hay palabras que no pronuncia bien, como por ejemplo «mierda», que lo hace mezclado con «media» y poniendo acento mandarín.Tuvo gracia la cosa. La semana pasada fuimos al colegio a matricularlo. La encantadora Directora le da un rotulador y un papel para que se entretenga pintando mientras gestionamos el asunto. C acaba su obra de arte y se lo da junto con la siguiente frase y una sonrisa bien grande: «Toma he dibujado una «meirdla» para ti». OMG. Me dio la risa tonta. La pobre mujer me pregunto qué era el dibujo , que no lograba traducir al niño, y yo digna madre de la criatura en vez de soltarle un rollo voy y le digo que lo que quiere decir es MIERDA. Mi padre toda la vida diciéndome que pensara antes de hablar y yo que con treinta años que aún no me he enterado. Que desastre de mujer.

Pero ya no sé que es peor si las palabrotas,las expresiones que mi hijo hace literales o las explicaciones mal dadas y peor entendidas.

Os dejo unos ejemplos;

adjetivos calificativos:como por ejemplo «que malo eres bichito» en tono jocoso, y con nuestro acento suena muy bien, pero se ve que nuestro hijo le dolió y solo se quedo con la última palabra. Ha estado meses diciéndole malo/a a todo aquel que le decía/hacía algo que no era de su agrado. Al principio me hacía gracia, ya por último me fastidiaba porque repetía la palabrita como unas cinco mil veces al día. Y cuanto más le decía que no dijese eso más lo hacía. Todo hasta que una amiga/madre de día nos dijo que lo mejor era ignorarlo en este sentido, que en poco tiempo se le olvidaría y dejaría de decirlo. Así ha sido. Ahora en vez de malas nos dice locas a la hermana y a mí! Bicho es poco para describir a mi hijo.

mis explicaciones y yo: hay cosas que hay que explicarles para ponerles límites. Pero ojo, que después lo extrapolan todo. A nosotros nos pasó con el tema de la comida. A él le encanta comer y para frenarle le explique que hay que comer en las horas correspondientes y comida sana(con excepciones claro). Un día quería comerse un pastel y ni tenía en casa ni quería cocinarlo y le expliqué que mejor comer fruta, que si comía muchos pasteles se pondría gordito. Mala idea. Al día siguiente fuimos a la playa y se puso a jugar con una niña preciosa que estaba bastante gordita. Como conozco a mi hijo me acerqué cruzando los dedos para que no le soltase nada, pero no, no pudo aguantarse. Y le soltó: «Natalia,¿están ricos los pasteles verdad? ¿Tú comes muchos y por eso estas gordita?» Que vergüenza me hizo pasar. La niña se rió y pareció no ofenderle. Yo me disculpe por él y camino a casa le explique todo de nuevo seriamente. No ha vuelto a decirle gordo/a a nadie.

las bromitas de nuestros amigos:no sé quién le enseño a decir «pues una caca para ti» cuando no le prestan algo, pero el otro día en el parque un niño no le dejo jugar a la pelota y le solto bien fuerte para que se enteraran todas las mamás : «pues una caca grande para ti niño», y lo regó todo con un «tonto» como ginda del pastel. Que elemento.
Me río porque ahora hace gracia, tan pequeño y las cosas que suelta, pero en unos años no me hará ninguna, así que es mejor frenar ahora.

 

He estado informándome sobre el tema y he sacado varías conclusiones y aquí os enumeró:
1)Hay que corregir atentamente su comportamiento. Que sepa que eso no se dice.
2)No debemos prestar demasiada atención si continúa repitiendo ciertas palabras. Está claro que basta con que sepan que algo no se debe decir para que lo hagan más aún .
3)Tenemos evitar usar ese tipo de vocabulario en casa, nosotros estamos en ello. Menudo reto.
4)No podemos dar señales de que nos hace gracia porque hará que lo diga más. Hay que hacer como que no lo hemos oído.
5)Si el niño las usa en sus momentos de enfado hay que darle alguna otra alternativa como las antiguas expresiones que usaban nuestros abuelos: me cachis, jopes, ostris, etc…

PD: Espero haberos sacado una sonrisa con las cosas que tiene mi hijo C.
¡Yo me he divertido escribiéndolo!

#noledigasesoamama
#cuidadoconloquedicesdelantedetushijos
#susprimeraspalabrotas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial