No le digas eso a Mamá.

Blog de Maternidad y Crianza. Estefanía Martín.

Una deuda de 2.564€ por dejarle la Tablet a mi hijo.

Esta es la historia de Carola, una mamá, que cómo tantas, que deja a ratos el móvil o la tablet a sus hijos de 6 y 9 años.

Ellos, cómo la gran mayoría de los niños nacidos en esta era tecnológica, usan estos dispositivos desde bien pequeños,en ciertos momentos del día, compaginados por supuesto con el colegio, las clases de piano, la natación,el patinaje, el inglés, los ratos de parque, etcétera.

Y los usan demasiado bien; a veces asombra ver a niños tan pequeños usando móviles, tablets y smart tv, mejor que sus propios padres .Se meten en YouTube a ver vídeos, se descargan apps y juegos a su antojo..unos cibernautas empedernidos.

Pero este uso de Internet es a veces peligroso,ya que pone al alcances de todos los usuarios, ya sean niños o adultos, muchísima información y productos con un sólo Click. 

El hijo mayor de Carola usaba el iPad desde los tres años, una tablet que alguien le regaló cuando ya no lo usaba. Y pasó de los juegos educativos y vídeos infantiles a  juegos de rol y estrategia, más propios de su edad.

Un día se descargo uno llamado “ROBLOX”, un Videojuego Multijugador en línea dónde los usuarios pueden crear sus propios Mundos virtuales y en ellos sus propios juegos. Este videojuego, cómo otros, pese a ser gratuito, tiene en su interior compras integradas, concretamente de su propia moneda, el ROBUX, dinero virtual que te permite seguir avanzando en el juego y se puede adquirir en línea a en cada pantallazo, a través del Market de Apple.

Un día el niño le comento que la tablet necesitaba actualizarse , y su madre le ayudó ha hacerlo. Para completar el proceso la tablet pedía el número de tarjeta de crédito, ya grabados anteriormente. Ella no dijo los números en voz alta, ni dejo la tarjeta al alcance de su hijo, pero tampoco se escondió para realizar el proceso.

Por desgracia la tarjeta de Crédito de Carola se quedó así memorizada en el móvil de manera permanente.

Hace una semana pidió un estracto de los últimos movimientos bancarios, para controlar los gastos de esa tarjeta ingresada, destinada a gastos del hogar, y se encontró  con repetidas compras provinientes de ITunes por valores de entre 10 y 60 euros. Con repetidas me refiero a cientos de compras, hasta sumar un deuda total de 2.564 Euros .

Hablo con su hijo y él le dijo que no había comprado  nada. Insistió y le dijo el nombre que aparecía en el resumen del extracto y cuando le confirmó que era el nombre de la moneda del juego que usaba.

Ella en estado de shock le pidió a su hijo que se lo mostrara, y efectivamente estaba “comprando” este dinero de mentira con la tarjeta. Se había memorizado la fecha de caducidad y el CVV cuando hicieron la actualización , y hacia las compras sin ser realmente consciente de lo que significaba el proceso y la gran deuda que le estaba creando a su madre.

Y es que no son que niños en un mundo virtual creado por adultos para conseguir dinero. Difícil no caer.

Ella investigando desesperada, encontró muchos casos similares, no sólo les había pasado a ellos,sino todo lo contrario, eran muchos los perjudicados que demandaban de manera colectiva a grandes empresas de Videojuegos.

Después de aclararlo todo con su hijo, intentó  hablar con su Banco, que no la había alertado ante un gasto tan continuo( desde el 31 de enero hasta la semana pasada) y tan elevado.  Ellos desgraciadamente no se hacían responsables de nada y ni querían ayudarla en absoluto.

Seguío investigando y se dirigió al soporte técnico de Apple, dónde por fin le dieron solución a su problema 24 horas después y de forma muy empática y respetuosa. Habían investigado y comprobado los hechos, y procedían a cancelar las compras realizadas.

En 10 días reembolsarán el total de la deuda a Carola.

Una historia con final feliz, y un gran aprendizaje para esta familia y para todos los que los leemos, puede pasarle a cualquiera. Pero para evitarlo os dejo tres CONSEJOS MUY IMPORTANTES:

1)El uso de dispositivos electrónicos siempre tiene que estar supervisado por sus padres u otros adultos.La solución no es eliminar de sus vidas el uso de las tecnologías, sino supervisar continuamente el uso que hacen de ellas; concienciarles de las consecuencias de cada click, de los lugares seguros a los que pueden acceder y a los que no , acompañarlos y compartir ese rato de juego o interacción con ellos.

2) El aparato tiene que estar configurado adecuadamente para el uso de menores: se hace fácilmente en el menú de Configuración/ ajustes,donde existe un icono de restricciones que te deja activar el control parental con muchas opciones de limitación .

Aunque estoy convencida de que no hay mejor control parental que un padre presente.

3)No permitir en ningún caso la Opción de Compras dentro de las Aplicaciones, y comprobar que el número de Tarjeta de Crédito no está memorizado en el dispositivo, y que los números secretos que te permiten finalizar la compra no están al alcance de nuestros hijos.

Gracias a esta mamá por COMPARTIR su historia con todos nosotros. Seguro que su experiencia sirve a much@s para restringir y adecuar el uso de móviles y Tablets a esta “Generación  del Click”.

¿Vosotros habéis tenido alguna experiencia similar?

Déjame tu COMENTARIO y COMPARTE tú también este Post para concienciar a los padres y madres de un uso adecuado de las tecnologías y evitar que se repitan historias cómo estas.

[contact-form][contact-field label=”Nombre” type=”name” required=”true” /][contact-field label=”Correo electrónico” type=”email” required=”true” /][contact-field label=”Web” type=”url” /][contact-field label=”Mensaje” type=”textarea” /][/contact-form]

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You Might Also Like

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial