No le digas eso a Mamá.

Blog de Maternidad y Crianza. Estefanía Martín.

AcompañamientoBebés y NiñosCrianza RespetuosaMis experiencias

¿Cuando dejará de dormir con Papá y Mamá ? EL FIN DEL COLECHO.

En Noviembre del año pasado,cuando aun vivíamos en Ibiza, nuestro hijo mayor de 4 años , con el que compartimos cama desde que nació, nos pidió dormir solito. Así, sin paños calientes.

A nosotros nos invadió  una mezcla de sentimientos encontrados :

Por un lado penita porque a pesar de que el colecho no es tan idilico como se ve en las fotos y a veces es como jugar al Twister mientras duermes , no conocíamos otra manera de descansar que teniéndolo al lado al abrir los ojos, esa sensación de dormir con lo más importe para nosotros bien cerquita en todo momento, siempre bajo nuestra protección, en los días de calma en los que disfrutábamos de sus respiraciones sosegadas y sus caritas dibujadas, y en los días de estar malitos , cuando éramos su medicina más eficaz.

Y por otro incredulidad , porque pensábamos que él quizás quería dormir solito porque algunos amigos también habían empezado a hacerlo recientemente.

Así que respetamos su decisión,nos pusimos manos a la obra para organizar un espacio bonito y confortable para su primera noche sin nosotros.

Fue para nada: llegó la noche y con ella las caras raras, las miradas tristes y el “mami en realidad prefiero dormir con vosotros,esta cama esta muy sola”, “ mejor TODOS JUNTOS”.

¿Os parece mal si os confieso que me alegre? Yo tampoco estaba preparada, el apego no solo se aplica de los hijos a los padres... no lo olvidemos.

Reconozco que durante el primer embarazo la idea de colecho me parecía una rotunda pérdida de intimidad, después de tantos años de relación con mi marido , solos él y yo,pensar que no tendríamos ni un momento para estar solos ni de día ni de noche me agobiaba. Pero BIENVENIDA AL CLUB de la MATERNIDAD. ¿Estar sola? Jaaaa!

En cuanto nació Cris vimos lo útil que era la práctica ancestral de dormir la manada unida: nos ha facilitado la lactancia ,el cambiarles pañal, después él “tengo sed”, y el correlativo “tengo Pipí”, las noches enfermas, y la tranquilidad de saber que nunca tendrían frío ni miedo con nosotros al lado. Lo del frío a lo literal en plan peli de los Croods, en invierno mola él piel con piel, pero en verano amiga o te compras un ventilador o te conviertes en seta! Literal!

Muchos/as que se enteraban de que dormiamos todos juntos se echaban las manos a la cabeza pensando que mi marido y yo habíamos renunciado a nuestra vida íntima, y nos daban motivos de peso para montarles a los peques su propia habitación y que tuvieran ya por fin su independencia: “NO LE DIGAS ESO A MAMÁ”, cualquier día me lo tatuó en la frente , jejeje.

Y pasaron los meses y seguían a nuestro lado de día y de noche, y a pesar de nuestro cambio de ciudad y de tantas cosas que varían al vivir de un sitio a otro , nuestra familia seguía en la misma línea, hasta que ……. hace unos meses y después de ver un capítulo de Peppa y George durmiendo juntos en su litera, los dos vinieron a mi para decirme que habían planeado dormir esa noche los días juntos , menudos dos !

Y durmieron en su propia habitación , tranquilos, seguros, contentos como si hacerlo fuera dar un paso hacia ellos mismos, como si algo hubiese cambiado . Ya no tenían esa necesidad con nosotros . Pero lo más curioso era que nosotros tampoco, y lo que meses antes había sido una sensación de nostalgia, ahora era ilusión y alegria por volver también hacia nosotros mismos.

Y hasta hoy, con días que se desvelan un poco antes y vienen a nuestra cama y nosotros encantados , pero pidiendo su espacio de noche .

Porque lo más bonito de la CRIANZA es disfrutar al máximo el momento con la certeza de que nada será eterno: ni las largas noches cuando sus encías se rompen con los nuevos dientes, ni el dolor de espalda que tienes cuando empiezan a caminar y piden tus dedos como apoyo, ni el desconcierto de las Crisis de lactancia o posteriores crisis emocionales a los 2/3 años, ni la retirada del pañal ,todos dejan el chupete, etc etc….., Muchos momentos difíciles que vivimos los Padres y que nos hacen valorar aún más todos los buenos que llegan después.

Pd: Gracias a mis hijos por haberme regalado estos 5 años de su calor. Dormirme observando su belleza me hizo no tener la necesidad de ni si quiera soñar. Despertar y verles me hizo levantarme feliz todo este tiempo.

Y vosotros, ¿practicáis el colecho?

*Si te ha gustado este Post por favor COMPÁRTELO, y deja un COMENTARIO .

Gracias por estar al otro lado!😘😘😘

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You Might Also Like

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial